La magia del orden, mi recomendación para ti…

La magia del orden, mi recomendación para ti…

Mi querido Loquill@, espero que estés super bien!! Yo aquí en medio de mi viaje todavía haciendo una y mil cosas, pero muy conectada con aprender y estudiar muchas cosas nuevas para poder enseñarte. Hoy te quiero hablar acerca de un libro que acabo de terminar de leer, y que leí con mucha curiosidad ya que justamente pensaba en cuanto podría ayudarte a tí y a mi misma conocer este contenido para poder aplicarlo en nuestros hogares. Se trata de La Magia del Orden, de la japonesa Marie Kondo, que seguramente ya habrás escuchado ya que se han vendido millones de copias. Una de ellas es la mía.

Muchas veces me sorprendí a mi misma con cara de impacto máximo o en otras ocasiones muerta de risa mientras leía e iba imaginándome a la autora en diversas situaciones respecto a su obsesión con el orden. Es que realmente había momentos en que pensaba que se había vuelto loca ya que su obsesión por el orden y la organización de las cosas en el hogar es extrema. Yo que me considero tremendamente exigente y radical cuando hago asesorías o diseños con Feng Shui quedaba chiquitita  al lado de la obsesión de Marie por el orden extremo, el que claramente en ocasiones me hacía pensar que tiene un TOC. Pero sin embargo, todo lo que ella plantea es real, y tengo que decir que me cautivo la parte en que ella escribe sobre la energía de los objetos y lo importante que es que “los objetos te hablen” y te hagan sentir alegría. Casi como si lo que ocurre en la película La bella y la Bestía fuera real ( que me encanta), objetos con vida que sienten, comunican y transmiten energía, todo el rato.

la magia del orden

Muchas cosas que ella va narrando en “La magia del orden”  me hacen un tremendo sentido, primero, al igual que en el Feng Shui, su sistema plantea que si tu casa está en orden, tu vida también. Eso es exactamente lo que le digo a mis loquill@s clientes y alumnos una y mil veces: bota los cachureos, ordena tu clóset, regala las cosas que no uses, etc. Concuerdo plenamente con ella en la sensación de liberación y liviandad que te viene luego de sacarte kilos y kilos de cosas acumuladas. ¿ De que te va a servir tener cartas o fotos de tu ex pololo?, o guardar miles y miles de pares de calcetines, un montón de ellos que ya están guachos…Claramente no tiene sentido pero nos aferramos a las cosas, lo cual no es malo, pero tal como ella perfectamente lo dice, aferrémonos a los objetos que realmente nos provocan felicidad, no a los que están por ahí y ni siquiera recordamos, en el fondo del armario.

En su método (y por eso se los recomiendo, porque podemos pulir al máximo el Feng Shui cuando nos sacamos de encima las cosas que están abultando espacio en nuestra casa), ella va detallando paso a paso como ordenar, e incluso que cosas debes revisar primero. Pero hay algo en común con todos los objetos: debes sentir su vibración. Si vas a eliminar ropa o libros,  no solo importa que tal está o si ya lo leíste, lo importante es que siente tu alma con ese objeto, cuando lo toca. Si sientes alegría y felicidad, es tuyo, sino…olvídalo!! Otra persona podrá sentir felicidad, pero no es tuyo, energéticamente, si no lo sientes.

IMG_5519

Es muy interesante su planteamiento de como los objetos pierden vida cuando los olvidas, e incluso la ropa aunque esté nueva y con etiqueta pareciera estar pasada de moda cuando se acumula junto a otras pilchas y pasa al olvido, aunque la hayas comprado pocas semanas atrás. Los objetos, ya lo hemos hablado, están vivos, aunque no lo parezcan, al menos para el Feng Shui, o para mi Feng Shui, eso es una realidad. Y en esta vida, están destinados para serte útiles o para brillar en tu casa, ya que esa es su vocación. Por eso también me conmovió mucho cuando ella habla acerca de saludar a tus cosas, y sobre todo agradecerles. Lo que les he comentado antes de saludar a tu casa, o tu oficina, tal como lo haces con tu mascota porque sabes que está vivo, ella lo lleva un paso más allá y entra en comunicación con los objetos. Puede parecer loco, pero para mi tiene mucho sentido; por que no agradecer a tu celu por haberte acompañado todo el día, o a tu ropa de cama por abrigarte??.

Energéticamente se genera una onda de amor, una energía de agradecimiento, de vibración alta y luminosa que hará que tus objetos estén felices de estar a tu lado. Lo mismo que la ciencia acepta con los experimentos que hizo Masaru Emoto con el agua años atrás, aplica a todas las cosas, porque todo está formado de moléculas que están dispuestas a ayudarte y beneficiarte si tú les entregas amor y un poquito de alegría.

En resumen, lo super recomiendo, hay partes que resultan muy graciosas debido a su obsesión extrema, pero el tema de fondo es muy útil y totalmente aplicable a lo nuestro, que es el Feng Shui.

Mi Loquill@, antes de despedirme aprovecho de contarte, que ya viene temporada de talleres, para que estés atento. Se viene el comienzo del año del dragón en hemisferio sur (solo hemisferio sur!!), además te recuerdo que si quieres recibir mis posts directamente en tu correo debes suscribirte a mi web www.espaciosdeensuenos.cl. Si además quieres recibir mis videos de Youtube, la única forma es suscribiéndote a mi canal que se llama Espacios de Ensueños Feng Shui. Y si quieres aprender a fondo  sobre las bases del Feng Shui te dejo el link de mi primer ebook, que por supuesto hace buena dupla con La Magia del orden (según yo!): http://espaciosdeensuenos.cl/feng-shui-para-loquillos/

Espero que ya estés comenzando a ordenar, un abrazote!!

Andrea

 

 

Hola!! Soy Andrea, arquitecto y paisajista especializada en mente y alma en Feng Shui...creo en un mundo en donde los espacios tienen espíritu y es primordial que podamos aprender a conocerlo. www.espaciosdeensuenos.cl

Hola!! Soy Andrea, arquitecto y paisajista especializada en mente y alma en Feng Shui…creo en un mundo en donde los espacios tienen espíritu y es primordial que podamos aprender a conocerlo. www.espaciosdeensuenos.cl

 

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *